Villancico de Segovia

Los zagales y pastores
reunidos en tropel,
llegan a Belén cantando,
fatigados de correr.

Pero al ver tanta grandeza
en un humilde portal,
se conmueven de ternura
y no se atreven a entrar.
Se conmueven de ternura
y no se atreven a entrar

Miradle desnudo y el lecho sin piel,
temblando de frío quien dio al fuego el ser
y un Niño precioso llamado Manuel
en pajas echado vayámosle a ver,
vayámosle a ver,vayámosle a ver.

¿Usas facebook?

Descubre ya la página más navideña de facebook con fotos diarias y todas las novedades de esta Navidad

Espacio patrocinado