Venid y adoremos

Venid, venid, todos,
venid, adoremos
al divino Niño
le glorifiquemos.

En el esplendor
del eterno Padre,
que por nos nació
de una virgen madre.

Es ángel de paz
y del gran consejo,
es la misma luz
y en él no hay reflejo.

Es luz de la luz
de un Dios sin segundo
quien domina el cielo
y estremece el mundo.

Como el Sol divino
de la bella aurora,
nació el infantillo
que el alma adora.

Los Reyes dichosos
vienen del Oriente,
a ofrecerle dones
al Omnipotente.

Por tu nacimiento,
¡oh gran Sión!
Dadnos ahora y siempre,
vuestra bendición.

Agradecimientos: Rubén Osegueda

¿Usas facebook?

Descubre ya la página más navideña de facebook con fotos diarias y todas las novedades de esta Navidad

Espacio patrocinado